Noticias

« Volver

El Consejo General de Administradores de Fincas entrevista al Sr. Mariano Hervás por el convenio firmado para facilitar el acceso electrónico a los ciudadanos a la información catastral a través de los PIC en los Colegios Territoriales.

El Consejo General de Administradores de Fincas entrevista al Sr. Mariano Hervás.

El Consejo General de Administradores de Fincas entrevista al Sr. Mariano Hervás por el convenio firmado para facilitar el acceso electrónico a los ciudadanos a la información catastral a través de los PIC en los Colegios Territoriales.
  • El Consejo General de Administradores de Fincas entrevista al Sr. Mariano Hervás por el convenio firmado para facilitar el acceso electrónico a los ciudadanos a la información catastral a través de los PIC en los Colegios Territoriales.

04/09/2015

Mariano Hervás responde a los interrogantes planteados sobre la aplicación del Convenio de Colaboración firmado por el CGCAFE y el Catastro para facilitar que el ciudadano pueda acceder, electrónicamente, a la información catastral a través de los Puntos de Información Catastral establecida en los Colegios Territoriales de Administradores de Fincas que suscriban dicho Convenio.

Para Hervás, el objetivo de este Convenio de Colaboración con la Dirección General del Catastro es “ofrecer un nuevo servicio al Administrador de Fincas Colegiado, para ayudarle en su gestión diaria y para que el consumidor o usuario cuente con otro punto de información catastral sobre sus propiedades inmobiliarias”.

¿Qué beneficios aportará para los ciudadanos y los administradores de fincas colegiados?

El ciudadano tendrá otro Punto de Información Catastral (PIC), que estará ubicado en el Colegio Territorial de Administradores de Fincas de su ciudad, por lo que tendrá más opciones de consultar los datos catastrales y la cartografía de sus propiedades inmobiliarias y, además, podrá presentar modificaciones sobre éstas.

El Administrador de Fincas Colegiado podrá solicitar, desde su despacho, por vía informática y a través de su respectivo Colegio Territorial, la información catastral de las propiedades de sus administrados, con lo cual ahorrara tiempo pues no tendrá que desplazarse a la Oficina del Catastro o al Ayuntamiento, si tiene competencias delegadas, y le podrá facilitar mucho antes a su cliente la información que le haya pedido.

El Ministerio de Hacienda ha incorporado esta colaboración al grueso de medidas encaminadas a luchar contra dicho fraude ¿Considera que tras este acuerdo disminuirán los casos de fraudes por las valoraciones en el sector inmobiliario?

El convenio no es ninguna medida contra el fraude, realmente es una medida para mejorar la transparencia, para que los ciudadanos y los clientes de los administradores de fincas puedan adecuar en el catastro la realidad física de sus inmuebles y para que el consumidor o usuario pueda tener datos estadísticos con alta fiabilidad, sobre el precio de venta y de alquiler de un inmueble en una zona concreta del territorio nacional, y pueda valorar mejor las ofertas que reciba en el mercado. Seguro que le ayudará a evitar situaciones meramente especulativas.

Esta nueva medida provoca un compromiso para los Colegios de Administradores de Fincas ya que, por un lado, deben remitir mensualmente la información recabada por sus colegiados a la Dirección General del Catastro, y por otro, asumir la gestión y control del Punto de Información Catastral. ¿Cree que se llevarán a cabo estas tareas por parte de los colegiados?

La información que deben remitir los colegios al Catastro son los datos que les facilitan sus colegiados sobre las ventas y alquileres en los que han intervenido. Por lo tanto no son datos teóricos de estudios de mercado, en los que se marcan tendencias que muchas veces no se cumplen, sino datos reales que son los esenciales para hacer un informe estadístico objetivo que tras tabularlo, facilitara al consumidor o usuario los precios reales del mercado inmobiliario en su ciudad y en su distrito.

Los colegios territoriales pueden asumir la gestión y control del PIC, ya que el Catastro facilita la plataforma informática de consulta y los colegios territoriales están terminando de preparar un programa informático para enviar la información facilitada por los colegiados al Catastro. Todo estará muy automatizado.

Uno de los principales problemas con los que se encuentra la Dirección General del Catastro es la no notificación de las remodelaciones de edificios ya construidos y los de nueva planta. ¿Por qué considera que se dan estos hechos?

La mayoría de las veces se da por desconocimiento del consumidor, ya que aunque éste no lo notifique, el Catastro levanta planos parcelarios de todas las propiedades inmobiliarias, por lo que sabe las plantas que tienen los inmuebles, y las superficies de los solares y de las edificaciones, y con todos estos datos calcula el valor catastral del suelo y de la edificación. Es decir, aunque el consumidor no haya aportado los datos, el catastro los ha obtenido mediante el trabajo de su personal. El único dato que puede desconocer es el nombre del propietario actual y su dirección.

Tenemos constancia de que, en ocasiones, esta omisión de datos es intencionada, pero en otras, sin embargo, se incumple por desconocimiento de la obligación o del proceso de dicha notificación. En este último caso, ¿qué medida propone para que no exista tal desconocimiento? ¿Cuál es el papel que debe desempeñar en este sentido el Administrador de Fincas?

Realmente el problema no es tan grave como puede parecer, ya que la mayoría de modificaciones catastrales se producen ante un notario -compraventa, obra nueva, divisiones horizontales, segregaciones, etc.- y de acuerdo con la Ley 13/1996, de 30 de diciembre, de Medidas Fiscales, Administrativas y del Orden Social, ésta determina en su artículo 55 que los Notarios y Registradores de la Propiedad remitirán a la Gerencia Territorial del Catastro de  la provincia en que radique el inmueble, dentro de los veinte primeros días de cada mes, información relativa a los documentos por ellos autorizados o inscritos en el mes anterior, de los que se deriven alteraciones catastrales de cualquier orden. Y es más, en la orden de 23 de junio de 1999 por la que se regula el procedimiento para dar cumplimiento a la obligación establecida en la Ley 13/1996, en su artículo 1 se concreta, además, que serán todos los documentos “por los que se transmita el dominio de los bienes inmuebles de naturaleza urbana, se constituya o cancele el usufructo o el derecho de superficie sobre ellos o se produzca una alteración en su configuración física, tales como declaraciones de obra nueva, divisiones horizontales, agregaciones, segregaciones, divisiones y agrupaciones”. Independientemente de lo anterior y en los casos en que el Administrador de Fincas Colegiado compruebe que en el Catastro hay un dato erróneo, se lo comunicará a su cliente para que adecue sus datos catastrales a la realidad, ya que el más interesado en que todo este correcto es el propio consumidor o usuario

 

¿QUÉ DEBE HACER EL ADMINISTRADOR DE FINCAS COLEGIADO SI LAS NOTIFICACIONES QUE RECIBEN LOS CIUDADANOS SOBRE LA NUEVA VALORACIÓN CATASTRAL CONTIENE ERRORES?

Para Mariano Hervás, ha de comprobar la notificación que ha recibido su cliente, y puede encontrarse con dos posibles situaciones:

a) La notificación adjudica un valor catastral al inmueble, que tras comprobarlo se considera erróneo. En este caso tiene un plazo de 30 días para presentar un recurso ante el mismo órgano que dictó la notificación, recurriendo el valor asignado.

b) La notificación contiene errores en cuanto a los metros cuadrados del inmueble o al coeficiente de propiedad que tiene asignado, etc. En este supuesto el recurso no tiene plazo de presentación, y si es aceptado sus efectos se retrotraen a los cuatro años anteriores.

Archivos Relacionados

« Volver